3 puntos clave para disfrutar de la vida, tengas la edad que tengas

A nadie le gusta pensar en envejecer, en algunos casos se considera hasta una falta de educación preguntar la edad de las personas. Sin embargo, todos lo haremos algún día. Así que lo ideal, es estar preparados para que todo vaya en marcha y que podamos presumir lo bien que estamos con el paso de los años. No existen recetas mágicas, ni garantías, pero sí sabemos que hay algunos puntos que contribuyen a que el envejecimiento sea mejor. Así que les compartimos tres puntos clave a vigilar desde ahora y poder disfrutar el futuro:


1. Cuida tu salud física:

Por muchas actividades que tengas en el día a día, haz siempre un espacio para hacer ejercicio. Cada minuto que pasas haciéndolo en lugar de estar sentad@ viendo la TV, hablando por teléfono o metido en la computadora sin hacer nada relevante, puede representar varios minutos más de vida y de buena calidad. Además, tienes mejores probabilidades de conocer a alguien interesante o tener alguna buena anécdota en el gimnasio que en el sillón de la tele. El pretexto de que los gimnasios son caros, tampoco vale, se puede hacer ejercicio en cualquier parte y sin gastar demasiado. Sal a correr o a caminar, hay aplicaciones y videos en internet, o desempolva ese videojuego activo que compraste y no has usado.

Además del ejercicio, te recomendamos siempre estar en un nivel saludable de peso y hacer revisiones periódicas de tu salud general. No te saltes comidas, cambia una de las 3 tazas de café que te tomas al día por una de té verde o de frutos rojos, que tenga muchos antioxidantes y duerme al menos 7 horas diarias.




2. Cuida tu salud mental:


Para envejecer sin que se note, es fundamental cuidar también la salud mental, busca pasatiempos que te atraigan, lee, busca juegos que incluyan “gimnasia mental”, pinta o escribe, trata de estimular las partes del cerebro que habitualmente no se utilizan. En la medida que cuides tu cerebro, será más sencillo alcanzar una buena calidad de vida en la vejez. Si no te gusta leer, probablemente no has encontrado el tipo de libros adecuados, acércate a una librería y busca una novela de acción o romántica, tal vez descubras que es divertido.

Cambia los juegos que no te hacen pensar por un Sudoku o algo similar, resuelve uno al día, esto te ayudará.

Todo esto, además da felicidad y algo que hacer con tus ratos libres, que conforme envejeces, se van haciendo mayores.


3. Ahorra, ahorra, ahorra:

Aunque no lo parezcas y te esfuerces por ocultar tu edad, hay ciertas cosas que son inevitables y tarde o temprano llegan. Una de ellas es el retiro laboral. Por mucho que digamos que nos gustaría nunca dejar de trabajar, llega un momento para todos en el que es necesario alejarse del mundo laboral y disfrutar lo que esos años de intenso trabajo nos dejaron. Tener un tiempo y espacio para ti y no tener que negociar con nadie la duración de un viaje o el descanso de la comida, levantarte a la hora que quieras y organizar tu día como prefieras, son cosas que mereces alcanzar en algún momento. Todo esto no se puede lograr si no planeas desde ahora tu futuro y ahorras para estar tranquilo.. Para lograrlo, es fundamental que ahora que trabajas, consideres aprovechar los maravillosos rendimientos que te da tu Afore y le agregues un poco más de manera constante.

Si cotizas como trabajador a alguno de los institutos de seguridad social, tú ya estás invirtiendo en una Afore. Los recursos que están depositados ahí son parte de tu patrimonio y servirán para que tengas una pensión. Por eso es importante que aportes más, de manera voluntaria. Recuerda que mientras más tengas en tu cuenta Afore, mejor será tu pensión.

Si eres trabajador independiente, eso no es un impedimento para que tengas una cuenta en una Afore. Tú también puedes ahorrar para tu retiro y beneficiarte de los atractivos rendimientos que generan las inversiones que hacen estas instituciones financieras.

Recuerda que mientras más ahorres, será mucho más sencillo tener la vida que quieres al momento del retiro.





Ahora sí, con salud física, mental y financiera, es maravilloso pensar que, pase lo que pase, cuando tengas 65 años estarás en plena forma para disfrutar verdaderamente de todos los placeres que este mundo tiene para ti.